Teletrabajo

Definición

El teletrabajo o trabajo a distancia, es un tipo de trabajo en cuya modalidad el trabajador, realiza las tareas asignadas lejos del lugar de trabajo o de las oficinas laborales.

A medida que el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, van creciendo y abarcando un mayor auge en nuestra sociedad, se considera que de igual forma será demandado este tipo y modalidad de trabajo, que tiene cómo característica principal su flexibidad, al momento de cumplir con cargas y tareas laborales.

Esta modalidad de trabajo, destaca creando un modelo diferente y mejorado de organización laboral, conciliaciliando de mejor manera la vida laboral, familiar y personal del colaborador.

Historia (Antecedentes)

Reseña Histórica del teletabajo
Durante la década del 70, en los EEUU, y en plena crisis del petróleo, el físico Jack Nilles comenzó a pensar formas de optimización de recursos no renovables. Su primera idea fue “llevar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo”, tras lo cual creó el concepto de “telecommuting”. Sin embargo, a esa altura el desarrollo tecnológico no estaba lo suficientemente desarrollado para que el teletrabajo sea una realidad masiva.

Pero el salto tecnológico de las décadas siguientes, la baja notable de los costos informáticos, la velocidad de las redes de comunicación y la difusión comercial de la red Internet pusieron a disposición de millones de personas los recursos necesarios para el teletrabajo.

En América Latina no hay cifras ni datos estadísticos que nos permitan hablar de cantidad de teletrabajadores y recursos disponibles. Sin embargo, es sabido que ya existen numerosos casos de teletrabajadores por cuenta propia y numerosas experiencias desarrolladas en empresas, sobre todo multinacionales que aplican teletrabajo como política. Podemos citar casos como la petroquímica Dow, Laboratorios Roche, IBM o la alemana Siemmens, entre otras.

Lo que antes fue llamado Telecommuniting y fue usado para superar una crisis económica, ahora gracias a internet y a las mejoras de las TIC, es cada vez más común que todo tipo de compañías alienten a sus empleados a disfrutar los beneficios del Teletrabajo.
El trabajo remoto ha sido la gran forma de resolver los momentos de crisis para las empresas, y también para las personas sin empleo que vieron en el comercio electrónico o en el teletrabajo autónomo, una forma de ofrecer sus servicios creando empresas propias o sin estar aliados directamente a una compañía.

Elementos del Teletrabajo

El teletrabajo debe ser realizado por una persona física, bien en régimen de trabajo por cuenta propia o bien por cuenta ajena.
Los elementos configuradores del teletrabajo los cuales nos dirán si realmente nos encontramos ante un teletrabajador o bien ante otra figura distinta son de una forma esquemática las siguientes:
Elemento espacial: Lejanía: Partimos por establecer que la prestación se realiza fuera del centro de trabajo de la empresa.
Elemento cualitativo: Uso intensivo y habitual de las nuevas tecnologías, es decir uso de equipos informáticos y de telecomunicaciones.
Elemento cuantitativo: Debe ser prestado por una persona física, ya que, si fuese jurídica, nos encontraríamos ante un teleservicio. Desde un punto de vista general los elementos configuradores del teletrabajo son los siguientes:
El trabajo o la prestación de servicios se realiza fundamentalmente, en un lugar que no se corresponde con el centro de trabajo habitual y no de una forma ocasional. Mientras no exista una legislación específica que haga determinar la habitualidad para considerar que hay teletrabajo, deberán ser los Convenios Colectivos los que establezcan los parámetros o bien los reglamentos internos de la empresa, El lugar de trabajo en el que el teletrabajador desarrolla su actividad debe estar claramente identificado o resultar identificable. No debe haber una presencia permanente del empresario, la elección del lugar de trabajo puede ser designado tanto por el empresario como por el teletrabajador.
El trabajo debe ser realizado habitualmente mediante el uso de las nuevas tecnologías (Internet, e-mail, teléfono, fax…). En aquellos casos en los que el uso de las nuevas tecnologías sea accesorio u ocasional, no estaríamos ante un teletrabajador. En los supuestos en los que el trabajo consista en la realización de estudios o análisis que posteriormente se remiten a la empresa por correo electrónico, tampoco se daría esa nota de habitualidad, necesaria para su consideración como teletrabajo.

Impacto del teletrabajo en la sociedad

La evolución del hombre ha sido impactada en los últimos años, si se quiere en forma súbita, en relación con otros sucesos de la historia. Se diría entonces, que los seres humanos en un abrir y cerrar de ojos, han cambiado sus actividades y rutinas de vida, en todo ámbito y contexto, tanto en lo personal como en lo laboral.
En lo personal el hombre actual cuenta con una serie de implementos tecnológicos para efectuar sus tareas diarias por cotidianas que sean. Las tareas de comunicación cuentan con elementos que facilitan y cambian la forma de hacerlo, como los teléfonos celulares, cuyo uso ocasiona que incluso sea innecesario el traslado físico. Igualmente, el hombre en las sociedades actuales se ha visto obligado a participar en un proceso de asimilación y acomodación de conocimientos tecnológicos que determinan su capacidad para la supervivencia en los nuevos esquemas de vida.
Igualmente, en el plano laboral el cambio en los patrones exige que el empleado tenga una nueva visión al respecto de la forma de ejecutar las actividades laborales, para lo cual requiere iniciar un proceso de cambio que parte desde la manera de percibir el mundo que le rodea, asumiendo que existe un mundo "paralelo" o "virtual".

Las organizaciones empresariales presentan un marcado interés en la formación del empleado orientado hacia el desarrollo del teletrabajo. Este interés es equivalente al desconocimiento de sus elementos y bondades, por lo que su impacto aún se considera difícil de medir, debido a la incipiente etapa de implantación en el contexto empresarial en algunos países, sin embargo, existen sociedades en las que la acogida del teletrabajo ha significado un ejemplo claro de cambio y progreso, partiendo de la inclusión de las tecnologías de información desde la base de la educación y la formación y capacitación del empleado.

Aplicación en las empresas

redactar texto

Reglamento para implementar teletrabajo

redactar texto

Aplicación en la educación

redactar texto

Ventajas y Desventajas

redactar texto

Ventas

Desventajas

Proyección en Guatemala

redactar texto


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License